La ilegalidad en la industria pesquera

La situación de la fauna marina se encuentra en un punto crítico en el que se suman problemáticas no solo ambientales, también sociales. Conoce más sobre este panorama en esta nota.

Daños generados al medio ambiente por pesca ilegal

De acuerdo a datos revelados por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la pesca ilegal supone una pérdida de hasta 23.000 millones de dólares cada año con capturas en promedio de 26 millones de toneladas para su comercialización, además de poner en manifiesto la crisis ambiental de diferentes especies marinas que se encuentran en un riesgo inminente de extinción, como los calamares, la sardina mediterránea, el bacalao, los atunes rojos, tiburones, tilapia, entre otros que son capturados accidentalmente.

 

La pesca ilegal es aquella que no es declarada, no reglamentada (INDNR) y realizada en zonas comerciales exclusivas, zonas protegidas y la cual resulta ser un obstáculo para la industria que desea ponerlo en práctica a partir de medidas sostenibles efectivas que no pongan en riesgo a las especies, dado la necesidad de la conservación del medio ambiente y el equilibrio que cada animal otorga a la naturaleza. Aunque en Latinoamérica aún no se pueden establecer cifras exactas, se prevé que anualmente llegan 900 barcos ilegales que vienen en su gran mayoría de Corea del Sur, España, Taiwán, China y Portugal.

 

Lo que supone una amenaza para la fauna marina se ha convertido en un tema de la agenda pública dado que es una problemática que requiere de una gestión ambiental y legal por parte de muchos países a nivel mundial que han encontrado en la pesca una oportunidad de negocio y también un riesgo. Aunque la solución exacta está lejos de ser encontrada, además, también se necesita del compromiso que deben asumir los consumidores es indiscutible.

 

Los países se unen para detener la pesca ilegal

 

Este año se reunieron en Chile un total de 105 países –entre esos algunos de la Unión Europea– para llevar a debate diferentes métodos que piensan ejecutar para ir en contra de la pesca ilegal y fijar instrumentos que permitan identificar los buques sospechosos en altamar. El portavoz del Consejo de Defensa de los Recursos Naturales, Sandy Aylesworth, asegura que los principales compradores (EE.UU. la Unión Europea y Japón) han asumido posturas que fomentan el cambio en la industria pesquera de todo el mundo.

 

Sin embargo, se estima que el 20 y 32% de todo el pescado importado que llega a EE.UU. Es capturado de forma sospechosa, ante lo cual varias organizaciones defensoras de animales, activistas, ambientalistas y periodistas han realizado denuncias para exigir que se ponga en marcha programas de control en los diferentes puertos que supongan la protección de la fauna de los océanos, promuevan el interés de los pescadores por mejorar las diferentes prácticas y comprendan las importancia de la conservación del medio ambiente más allá del usufructo.

 

El objetivo inicial es reforzar normativas ya establecidas para controlar las flotas, realizar inspecciones en cualquier puerto, y así mismo, dificultar la comercialización de peces capturados de forma ilegal, según los parámetros establecidos en un acuerdo internacional puesto en marcha en 2016 que busca regular y generar una conciencia ambiental dado el lamentable panorama de la vida marítima y todo lo relacionado con la esclavitud pesquera a causa de la corrupción.

 

La pesca ilegal deja víctimas animales y humanas

 

Dadas las condiciones de falta de regulación en los barcos ilegales porque se mantienen en la clandestinidad, también se evidencia el sometimiento y esclavitud de vidas humanas que son capturas y/o engañas para trabajar en la pesca sin garantías legales que permitan garantizar el respeto a los derechos humanos. Planet On, el Festival Internacional de Cine Ambiental, presentó en su IV versión la película Sea, en español Planeta Azul II, que habla acerca de activistas que defienden estos hábitats, haciendo campañas por una pesca responsable, combatiendo la contaminación y luchando por la protección de diversas especies, además de mostrar el momento crítico al que ha llegado el mundo marino debido a la pesca ilegal y otros factores.

 

¡Conoce más sobre nosotros!